Credenciales

Soledad, aquí están mis credenciales

Jorge Drexler

Tenía los credenciales listos,

usuario definido y una contraseña de esas que una usa para todo

porque es fácil sabérsela una, por que no es difícil teclearla una,

es rápida y persistente en la memoria.

Ya había recogido todas mis maletas, algunas vacías de tanto botar el pasado

otras recién estrenadas y llenas de telas suaves que no le esconden el color al tacto.

Igual también llevaba algunas cosillas de esas que te gustan,

por si acaso volvías a pedirme un poema y yo tan mansa te daba la vida.

En la piel ya no me dolían las muertes ninguna

en particular se había ido el picor de no saberte mía en todos nuestros casi casi

en el conteo fatal de lo que nos distanciaba.

Esa extensión de tierra que quiso darte caminos, que lució para ti todas sus veredas.

Sus campos y valles de silencio, ya no se quebrantaban de sed, el líquido

venía del aire y la lluvia no tenía nada que ver contigo ni tus besos.

Lo difícil había sido dejar los otros vicios para pensarte,

para llevarte a la cama del ordenador y desvestirte de estrofas

en la sobriedad inevitable del olvido

y eso, eso tampoco fue imposible.

Así que aquí estaba

lista y preparada para la peor faena.

El más despreciable de los afanes de poeta

mirar sin mirarte, amar sin amarte, decirte adiós en cada verso,

entrar al portal de la soledad con mis credenciales al día.

Anuncios

Un pensamiento en “Credenciales

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s