Sonámbula

Cerré los ojos.

Buscaba creer nuevamente en el amor,

creerme la película,

revolcarme feliz en el enganche romántico del apego.

Zalamera entonaste sortilegios.

Abrí los ojos.

Te vi en la tesitura de la palabra

en la lucha diaria y monótona

braseabas con ritmo fogoso

amasando una madeja de misterio.

Te oí clamando espera,

las pruebas del fracaso en tus rodillas,

la evidencia del furor en tu aliento.

En un instante todo se hizo claro

silencios y temores se fueron al diablo

probé tu piel y tu rito accidentado.

Quise más.

Fue entonces cuando desperté,

estaba húmeda aún

la arena en mis rodillas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s